VIAJE A ITALIA (VENECIA)

Parece estúpido el decir que todos mis temores y desasosiegos se esfumaron en Italia.

Te había conocido hombre, te había visto y sentí náuseas y deseos de escapar muy lejos.

Amanecía, después del mareo la noche en barco entre luces y a media luz nos esperaba Génova.

Atardecía, el tren entre montes y olivares nos llevaba a Roma.

Roma por fin. grandes paseos por sus calles y monumentos. Y al anochecer la Roma antigua con sus casas de ladrillo y adobe rojo, y sus farolas a media luz.

Nos alejamos de roma camino a Florencia.

Florencia, la cuna del renacimiento, el ponte Vekio, los Uffici, el David y la Piedad de Miguel Ángel al descubierto en una plaza o callejuela de Florencia.

Todo el espectáculo del arte renacentista y el buen gusto.

Me llamo la atención entrar en una charcutería por la mañana y que el dependiente y la clienta se pusieran a cantar opera.

Del albergue europeo en Florencia el tren  a Siena. atardecer en el Duomo y vagar por sus calles hasta encontrar albergue en la real academia de la música de Sierna.

Al anochecer, festejos y danzas acompañado de sangría y sandia, `pues era verano.

De Siena a Venecia. todo una obra medieval arquitectónica rodeada de mar por todas partes.

El vaporeto a la isla Murano, fábrica de cristal vario pinto colorido. recorrido de Veneceia en vaporetop , y al amanecer en la gran plaza de Venecia con su maravillosa y medieval catedral. en invierno esta plaza se inunda y la recorren los gondoleros.

Invitacion a cenar en un bello restaurante de Venecia, y lo mas maravilloso de todo, la visita en góndola a un palacete veneciano.

Amanecía. Llovió abundantemente en la playa del Lido. Maller despertó, estaba avejentado, cogió un tinte y se tiño el pelo de negro escuchando su música. Bajó a la paya y se tumbo en una hamaca viendo el amanecer. Espero en silencio hasta que su gran musa, un jovencito florentino apareció entusiasmado jugando al balón con un guapetón hombre veneciano, desenfadado y divertido.

Maller lloro amargamente y el tinte le fue ensuciando el rostro, y murió. pues su musa el joven florentino ya no volvió a ser su musa ni un bello puber.

Carmen

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s